La ciudad de baja densidad, de FRANCESCO INDOVINA (coord.)

INDOVINA, Francesco. La ciudad de baja densidad: lógicas, gestión y contención. Barcelona: Diputación, 2007. ISBN 978-84-9803-237-6

En los territorios difusos, incluida la ciudad de baja densidad, los costes medioambientales en términos de consumo de suelo y energía, contaminación, etc. son superiores a los de la ciudad concentrada, del mismo modo que los costes que las administraciones públicas deben soportar para ofrecer a estos asentamientos los servicios colectivos mínimos resultan hasta cuatro veces superiores a los consumos y costes correspondientes de la ciudad concentrada. Eso sin contar que el ámbito difuso propicia comportamientos de despilfarro (baste pensar en el consumo de agua netamente superior, en una proporción de 3 a 1).

Estas consideraciones llevarían a afirmar la conveniencia de un retorno a la ciudad concentrada. Solución tan obvia como difícil y probablemente negativa. En cuanto a la obviedad no hay más que añadir: la ciudad difusa no ofrece del todo las peculiares condiciones urbanas, es despilfarradora e insostenible. En cuanto a la dificultad, un proyecto que pretenda volver a meterlo todo “dentro de las murallas” no encara los fenómenos y fuerzas que han determinado la difusión: modificación de las fuerzas productivas, implantación de nuevos medios y posibilidades tecnológicas, una nueva estructura de los costes de producción y, no menos importante, unas nuevas costumbres de vida. Se trata de factores que se hallan muy condicionados entre sí y modifican a su vez las condiciones organizativas de los individuos y de la sociedad. La solución resulta además negativa porque somete a una coerción voluntarista un complejo proceso material y una diversificada voluntad individual, con resultados seguramente distintos a los esperados. No se trata de abandonarse a la inexorabilidad de los acontecimientos, sino más bien de incidir sobre ellos de un modo que se revele eficaz.

El reto que la disciplina, por una parte, y las administraciones públicas, por otra, tienen ante sí es el de ofrecer condiciones y funcionalidad urbanas, es decir, ciudad, dentro de las nuevas condiciones y sin dejar de tener en cuenta las tendencias en curso. Afrontar con éxito este reto significa no sólo responder positivamente a la demanda de ciudad que los individuos expresan (las formas de ciudad difusa son una respuesta autoorganizada), sino también crear condiciones favorables al crecimiento económico, la equidad social y el desarrollo cultural.

Este volumen incluye los textos siguientes:

  • Antes de la ciudad difusa, por FRANCESCO INDOVINA.
  • Región urbana de Barcelona: de la ciudad compacta a los territorios metropolitanos, por ANTONIO FONT.
  • La producción residencial de baja densidad en la provincia de Barcelona (1985-2001), por FRANCESC MUÑOZ.
  • Diagnosis de las urbanizaciones residenciales en la provincia de Barcelona, por JOAN BARBA y MONTSERRAT MERCADÉ.
  • Morfologías metropolitanas contemporáneas de la baja densidad, por ANTONIO FONT.
  • Hacia una gestión de la ciudad residencial de baja densidad, por JORDI BERTRAN CASTELLVÍ.
  • El metabolismo económico de la conurbación madrileña(1984-2001), por JOSÉ MANUEL NAREDO y JOSÉ FRÍAS.
  • De la ciudad jardín a “chalépolis”, por PILAR LUIGI CERVELLATI.
  • Los costes económicos y sociales de la ciudad de baja densidad, por GARBIÑE HENRY.
  • Los costes ambientales de la ciudad de baja densidad, por FRANCESC MAGRINYÀ y MANUEL HERCE.
  • Reflexiones sobre la ciudad: más allá de la ciudad difusa, más allá de la ciudad densa, por XAVIER MAYOR FARGELL.
  • Los costes económicos y sociales de la ciudad de baja densidad, por MARÍA CRISTINA GIBELLI.
  • SPRAWL. Causas y efectos de la dispersión urbana, por IVÁN MUÑIZ, DANIEL CALATAYUD y MIGUEL ÁNGEL GARCÍA.
  • Políticas para la contención del proceso de urbanización dispersa, por JOAN VICENTE i RUFÍ y MOISÈS JORDI i MINATELLA.
  • Políticas de gestión e intervención de la ciudad de baja densidad, por BARBA & MERCADÉ.
  • Espacios libres y centros urbanos para contener la baja densidad, por FREDERIC XIMENO.
  • Ahora toca hacer ciudad, por RICARD PIÉ NINOT.
  • La ciudad compacta sustituye a la dispersión, por NIKOS A. SALINGAROS.
  • Contra la dispersión, intensidad. Contra la segregación, ciudad, por ORIOL NEL·LO.
  • Conclusión: después de la ciudad de baja densidad, por FRANCESCO INDOVINA.
Anuncios